Leyenda tolteca del chocolate

Leyenda tolteca del chocolateMuchos no lo saben, pero Quetzalcoatl en sus inicios era considerado como uno de los dioses más influyentes en la cultura Tolteca. Tanto fue así que una de las leyendas mexicanas tradicionales de la época mesoamericana, es la que habla sobre la manera en que el chocolate llegó a los moradores de la Tierra.

El consumo de las semillas del cacao, era única y exclusivamente para los dioses, quienes se encontraban en un plano muy distinto al de los humanos. Sin embargo, el Dios que era conocido como “La Serpiente Emplumada” sentía un cariño especial por los humanos.

Motivo que lo llevó a “hurtar” la planta y llevarla sigilosamente al asentamiento de los Toltecas. En principio, nadie sabía cómo extraer tan preciado elixir, hasta que Quetzalcoatl adiestró a las mujeres en la elaboración del chocolate.

Antes que nada los granos debían estar completamente secos. Esto se puede intuir fácilmente, gracias a que los frutos cambian de un color rojizo intenso a un tono marrón.

Después se procedía a tostarlos al sol. Una vez que ya estuviera completado ese paso, lo siguiente que se debía hacer era molerlos en metate hasta obtener una pasta fina y uniforme.

Por último, esa pastosidad se mezclaba con agua y se servía en una jícara. Los demás dioses no tardaron mucho tiempo en darse cuenta de la tradición de Quetzalcoatl. Por lo que llegaron a la determinación de castigarlo impidiéndole regresar a la tierra de las deidades.

Así estuvo un corto periodo de tiempo, pues haciendo uso de su extremada inteligencia, aprovechó un pequeño rayo de luz solar para tele transportarse a casa.

De no haber sido por él, hoy no tendríamos un alimento tan rico como el chocolate, no solamente utilizado como un ingrediente dulce en la repostería, sino también en los platillos que son salados, como es el caso del mole.

Si te gustó esta leyenda, por favor no dudes en compartirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *