Archivo de la categoría: El teatro

Tras la computadora

Tras la computadora

Narrador: Los avances tecnológicos han traído muchas cosas positivas en varios aspectos de la vida diaria. Sin embargo, la comunicación verbal es uno de los campos que paradójicamente se ha visto afectado por ello.

Ahora los jóvenes no son capaces de entablar una conversación frente a frente, sino que prefieren hacerlo a través de un ordenador.

(Se abre el telón y en el escenario únicamente hay dos mesas grandes y cuatro sillas. Rápidamente los espacios son llenados por tres jóvenes, cada uno de ellos, saca su laptop y la enciende. Los diálogos que se deriven de la conversación, serán escuchados por la audiencia en voz en off).

Chico uno: Hola Hortensia ¿cómo estás?

Chica dos: Muy bien Gonzalo y ¿tú que tal?

Chico uno: Preocupado por los exámenes finales. Ya empiezan la semana que entra y no creo que me vaya muy bien.

Chica dos: ¿Por qué?

Chico uno: Por más que estudio, no se me pega nada del inglés. Ahorita estamos viendo el presente perfecto. La miss ya lo explicó varias veces y aun así no lo entiendo.

Chica dos: Ah, ahora entiendo la razón por la cual no te habías conectado en toda la semana.

Chico uno: Sí, como te digo estado muy ocupado y no tengo servicio de teléfono en mi casa. Me lo cortaron por exceso de pago. Además con estas lluvias, es difícil llegar hasta el café Internet.

Chica dos: Pues yo sí tengo interné de mi casa, pero mis hermanos lo utilizan todo el día por cuestiones de trabajo y el poco ancho de banda que me dejan, no me sirve ni para poner a funcionar el chat. Suerte que cerca de mi casa hay un local en donde el servicio es muy barato.

Obra de teatro

Chico uno: Eso sí, aquí también es muy poco el dinero que te cobran por hora.

Chica dos: Oye Gonzalo ¿sabes cuánto tiempo tenemos de estar conversando?

Chico uno: No lo sé Hortensia, pero me imagino que han de ser como unos siete meses.

Chica dos: Casi le atinas, nuestra primera conversación la tuvimos hace seis meses y tres semanas.

Chico uno: ¿cómo sabes eso?

Chica dos: Pues porque la semana anterior a eso me cambié de casa.

Chico uno: ¿dónde vivías antes?

Chica dos: Vivía a las afueras de la ciudad, pero ahora nos cambiamos al centro.

Chico uno: Si viviera en una parte céntrica de la ciudad, siempre sería mejor, tanto el transporte público como muchas otras cosas que quedan más cerca.

Chica dos: Bueno Gonzalo me tengo que ir, pero nos escribimos el próximo miércoles. ¿Te parece?

Chico uno: Sí, ¿pero porque te vas tan pronto? Si siempre nos quedamos conversando horas.

Chica dos: Lo sé pero es que ahora el cielo está muy nublado y parece que va llover. Me alarma que traigo mi laptop pero se me olvidó el estuche en casa.

Chico uno: Es una buena razón. Nos vemos cuídate.

(La chica se levanta y sin querer golpea en el hombro al muchacho que se encuentra frente a ella. Por el empellón hace que gire la cabeza en dirección al monitor de éste y se da cuenta de que él es Gonzalo. Por su parte el joven la mira con extrañeza, pero intuye lo ocurrido. Ambos se miran a los ojos, sonríen y al mismo tiempo dicen: “Hola”. Se cierra el telón.)

Obras de teatro