Cuento de terror la sombra en mi casa

Un cuento o historia de un buen amigo, que me platico lo que un día le paso, cuando estudiaba en la ciudad de Monterrey, y su estadía en una casa estancia, desde que llego se identifico con los demás estudiantes que ahí vivían, la casa era inmensa, el trato era inmejorable.

se te subio el muerto

Pero al llegar a la recama que le asignaron, algo nada mas no cuadraba, como en una recamara chica, vivían tres de los estudiantes, y a el recién llegado, le habían dejado, el mejor cuarto de la parte superior de la casa, para dormir solo, eso no era suerte, pensó, de seguro habrá cucarachas, ratones o hasta ratas inmensas, pensó para el.

Algo raro también, es que cada que bajábamos, al desayuno, con la dueña de la casa y sus dos hijas ya grandes, todos me preguntaban, como había dormido, que si todo estaba bien con la recamara.

Estas preguntas me empezaron a inquietar, pero algo que no sabían ellos, es que tenia el sueño muy pesado, con el exceso de estudios, solo llegaba a leer mis libros y a dormir, y si no fuera por tanta insistencia, de los demás compañeros, ni me hubiera dado cuenta de lo que una noche me paso.

Eran como las 2:30 A.M., habitualmente me dormía como a las 11:00 P.M. pero ese día ya por la mañana, tendría uno de las mas difíciles exámenes de mi carrera, y tenia que repasar todo lo aprendido, para pasar y hacer que mis padres, que sacrificaban todo por mis estudios, se sintieran orgullosos.

Pero algo me inquietaba, y no me dejaba concentrar, ese closet que estaba al fondo, dejaba ver parte de su puerta entre abierta, algo que nunca voy a olvidar, claramente vi la sombra de una mano, que desde adentro cerro la puerta del closet, que del ruido que hizo la puerta, aun retumba en mis oídos.

Me asuste, quería creer que era una broma de parte de mis compañeros de cuarto, pero sabia bien, que desde que llegue a la recamara, los vi en su cuarto, estudiando, no podrían ser ellos, algo no estaba bien.

Así con inquietud y terror, por lo que había visto o imaginado, necesitaba dormir, para que al otro día, por la mañana, poder hacer el dichoso examen, pero lo que me sucedió, después de que pegue los ojos, es algo que no le deseo a nadie, ya dormido, sentí la presencia de algo o alguien que estaba al lado mio, escuchaba la respiración, como? pensé si mis sueños son muy pesados, nunca sueño, como es que ahora se que solo estoy despierto con los ojos cerrados, y con el terror de abrirlos y encontrarme algo que no me va a gustar.

Las cosas empeoraron, cuando sentí que se sentó a mi lado, la cama vieja, me lo hizo saber, pero todo fue empeorando, cuando sentí la opresión en mi pecho, lo que todos conocen como “se te subió el muerto”, ahí fue cuando me puse a rezar y a pedir a mi señor Jesucristo, que no me abandonara con dicho ente.

En ese preciso momento, lo que estaba en mi pecho desapareció, abrí los ojos y vi que varias horas habían pasado, y desde ese día, a esa casa nunca mas volví,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *